Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 2 de julio de 2017

Seamos acogedores


Hoy se celebra el domingo 13 del Tiempo Ordinario, ciclo "a". Estas son las lecturas de la misa:

La primera está tomada del segundo libro de los Reyes (4,8-16) y cuenta que un matrimonio de Sunem acogía al profeta Eliseo y a su criado siempre que pasaban por la ciudad. Dios premió su generosidad otorgándoles un hijo, a pesar de que ya eran ancianos.

La respuesta al salmo responsorial (el 88), dice así: Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

La segunda lectura está tomada de la carta de san Pablo a los Romanos (6,3-11) y nos dice que por el bautismo hemos sido incorporados a la muerte y resurrección de Cristo, por lo que estamos llamados a morir al pecado y a vivir una vida nueva.

El evangelio de Mateo (10,37-42) recoge algunas enseñanzas de Jesús sobre la acogida: "El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado. El que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá paga de justo".

Como vemos, san Pablo nos invita a andar en una vida nueva, la que corresponde a los hijos de Dios. Y tanto la primera lectura como el evangelio nos invitan a ser acogedores con todos. 

Esa es la vida nueva de los cristianos: estamos llamados a acoger a todos, amar a todos, servir a todos, independientemente de que nos caigan bien o mal, de que sean simpáticos o no. Solo así nos pareceremos a nuestro Dios, "que hace salir el sol sobre buenos y malos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos".

En este mundo caracterizado por el individualismo, en el que las relaciones humanas se hacen cada vez más difíciles, la Palabra de Dios nos invita a ser acogedores, a no encerrarnos en nosotros mismos y en nuestras cosas, sino a salir al encuentro de los hermanos, compartiendo con ellos la fe y la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario