Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 7 de julio de 2017

Novena a la Virgen del Carmen, día primero


Novena a la Virgen del Carmen. Día primero: La vida sencilla de la Virgen María. La imagen de la Virgen se encuentra en un oratorio de los carmelitas descalzos de Burgos.

Salutación para todos los días: 

Virgen María, Madre y hermosura del Carmelo, Estrella del mar, en esta novena acudimos a ti implorando tu amparo. Madre de Dios y Madre nuestra, dirige tu mirada a todos los que invocamos tu auxilio, escucha nuestras plegarias y enséñanos a servir a Jesús con corazón sincero, como hiciste tú. Madre de misericordia y refugio de los pecadores, intercede por nosotros ante tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Lectura bíblica: 

Del evangelio según san Lucas (1,33.51). María y José «estaban admirados de lo que se decía del niño. Su madre lo conservaba todo en el corazón».

Reflexión: 

Una «novena» son nueve días de oración y reflexión en honor de un santo o como preparación para una fiesta. Hoy comenzamos la novena en honor de la Virgen del Carmen, cuya fiesta se celebra el 16 de julio. En estos nueve días reflexionaremos sobre la vida de la Virgen María, para aprender de ella a amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Santa Teresita del Niño Jesús dice en sus escritos que no le gustan las vidas «imaginadas» de María. No necesita oír hablar de sus «privilegios» para amarla. Afirma que le gustaba más contemplarla como madre que como reina y que lo que más le admiraba es que la Virgen vivió con humildad y sencillez las virtudes cotidianas: la laboriosidad, la servicialidad, la escucha... y, sobre todo, la fe. No le interesaban las exageraciones que contaban los predicadores cuando hablaban de los privilegios de María. Por eso afirmó: 

«Para que un sermón sobre la Virgen me guste y me aproveche, tiene que hacerme ver su vida real, no su vida imaginaria; y estoy segura de que su vida real fue extremadamente sencilla. Nos la presentan inaccesible, habría que presentarla imitable, hacer resaltar sus virtudes, decir que ella vivía de fe igual que nosotros, probarlo por el evangelio. Sabemos muy bien que la Santísima Virgen es la reina del cielo y de la tierra, pero es más madre que reina». 

A Teresa le bastaba lo que dice el evangelio: que María fue una mujer sencilla, modelo de fe y de servicio, perfecta discípula de Jesús y ejemplo de vida para los creyentes. Nosotros también queremos profundizar a lo largo de estos días en las enseñanzas del evangelio.

Pidamos a María que nos ayude a profundizar en las enseñanzas de Jesús y a ponerlas en práctica, haciendo siempre lo que él nos diga (cf. Jn 2,5).

Invocaciones:

ROSA DEL CARMELO, perfúmanos en el alma y en el cuerpo, para que seamos buen olor de Cristo en medio de nuestros hermanos. Dios te salve, María…

ESTRELLA DEL MAR, conduce nuestra barquilla en el mar de la vida hasta que lleguemos a las playas luminosas de la Patria. Dios te salve, María…

REINA DEL CIELO, que un día gocemos de tu compañía en la eternidad y proclamemos contigo la grandeza del Señor, porque el Poderoso hizo en ti maravillas. Dios te salve, María…

(Pídase la gracia que se desea alcanzar)

Letanías:

Santa María, madre de Dios y madre nuestra, ruega por nosotros.
Alegría de Israel, ruega por nosotros.
Gloria de Jerusalén, ruega por nosotros.
Honor de nuestro pueblo, ruega por nosotros.
Sierva del Señor, ruega por nosotros.
Virgen sencilla y humilde, ruega por nosotros.
Modelo de entrega a Dios, ruega por nosotros.
Peregrina de la fe, ruega por nosotros.
Madre de la esperanza, ruega por nosotros.
Madre y hermosura del Carmelo, ruega por nosotros.


Oración final: 

Padre santo, te suplicamos que nos asista con su intercesión la santísima Virgen María, madre y reina del Carmelo, para que, guiados por su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección, que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

1 comentario: